Consejos para el cuidado de las herramientas de jardín

Las herramientas con buenas cuchillas y diseño son un placer de sostener y usar, y normalmente tienen un precio más alto. Muchos jardineros tienen una visión a largo plazo e invierten en herramientas de buena calidad que pueden pasar a futuros jardineros. Estas herramientas ayudan a los jardineros a afrontar el trabajo de cada temporada.

A menudo, estos artículos se convierten en amigos; y requieren un cuidado regular para mantener sus bordes, acondicionar los mangos de madera y conservar su valor. Las herramientas deben estar afiladas, limpias y esterilizadas para no propagar enfermedades accidentalmente. Las herramientas deben aceitarse de vez en cuando y guardarse en lugares accesibles. Sigue estos consejos de Baeza online:

Afilado

Azadas, cinceles, cizallas, tijeras, cuchillos, podadoras y palas: todas estas herramientas requieren un afilado ocasional. Las cuchillas desafiladas pueden reanimarse con limas o piedras de afilar. Las gafas de protección ayudan a evitar las lesiones causadas por los trozos de metal que salen despedidos. Los guantes gruesos ayudan a evitar los cortes provocados por las astillas de acero afiladas. Si no eres de los que hacen el trabajo tú mismo, muchos centros de jardinería ofrecen el afilado de herramientas y cuchillos como un servicio de pago.

Limpieza y esterilización

Las herramientas limpias funcionan mejor y duran más. Las enfermedades de las plantas pueden propagarse con herramientas de poda sucias y contaminadas. Lave la tierra de las herramientas con una manguera de jardín y frote con un cepillo de alambre o de cerdas duras.

Sumerge las herramientas en una solución diluida de lejía doméstica, utilizando diez partes de agua por una de lejía. La desinfección de las herramientas de poda es especialmente importante cuando se recortan plantas en más de un lugar. Con una manguera de jardín, aclare la tierra de las herramientas de excavación después de cada uso. Elimine los restos de plantas y la savia de las superficies de corte. Aclare las herramientas limpias y séquelas bien.

Lubricación

Las herramientas limpias y secas deben ser lubricadas y protegidas de la oxidación para evitar que se oxiden. El aceite de linaza y el aceite de camelia son excelentes protectores para las herramientas de metal y madera. Cubra todas las superficies metálicas con el aceite y déjelo absorber durante unos minutos.

Preste atención a las piezas móviles y a los muelles interiores. Limpie el exceso de aceite. Los jardineros que viven en climas más secos deben aceitar los mangos con más frecuencia para evitar que se sequen y se agrieten. El óxido en cualquier herramienta es el resultado de la reacción del oxígeno y el agua con el metal. La aplicación de aceite crea una barrera que reduce el contacto del metal con el oxígeno y el agua.

Almacenamiento de las herramientas

Después de limpiarlas, devuelva las herramientas a lugares donde se mantengan secas y no se oxiden. Las palas pequeñas y las paletas pueden guardarse en un recipiente o una olla grande llena de arena empapada con aceite de linaza. Esta mezcla ayuda a mantener el metal bien acondicionado. Las herramientas más grandes es mejor colgarlas en un lugar seco y ventilado. Un tablero de clavijas mantendrá las herramientas organizadas y al alcance de la mano.

Un cubo de basura de alta resistencia puede funcionar como un portalápices gigante para contener las herramientas largas en la posición de los mangos hacia abajo. No apoye las herramientas contra la pared del garaje tocando el suelo. El pavimento puede embotar las cuchillas y retener la humedad que puede favorecer la oxidación. Las herramientas de jardinería -en particular los mangos de madera- durarán más tiempo si se cuidan de vez en cuando.

Consejos para el cuidado de las herramientas de jardín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba