Enséñele inglés a su hijo en casa

Algunos adultos creen que es «correcto» practicar el inglés con libros de texto y diccionarios. Pero hasta que su hijo no empiece a disfrutar de la lengua, este enfoque le resultará mortalmente aburrido. Los juegos son otra cosa.

A los más pequeños les vendrá muy bien jugar con las cartas, por ejemplo:

  • Muéstrame. Ponga unas cuantas tarjetas delante de su hijo y diga una palabra de la lista. La tarea de su hijo es tocar la tarjeta.
  • Lo que falta. Coloca una fila de cartas (4-5). Míralos y di las palabras. El niño cierra los ojos y usted elimina una palabra. La tarea del niño es decir lo que falta.
  • Comestible-incorporable. Muéstrale a tu hijo la tarjeta con la palabra y pregúntale: «¿Se puede comer? El trabajo del niño es recordar el significado y determinar si es comestible o no. Después de la respuesta, da la vuelta a la tarjeta y muestra un dibujo con el significado.

¿Es…? …? Corta un agujero en un trozo de tela (o en un trozo de papel) y colócalo en la tarjeta de palabras. Se mueve el agujero alrededor de la imagen y el niño adivina lo que se esconde allí.

Comuníquese con su hijo en inglés

La práctica y la inmersión en un entorno de habla inglesa son muy importantes para progresar. No hace falta que te mudes a Inglaterra o a Estados Unidos: basta con que hables con tu hijo en inglés.

Pregunte a su hijo cómo le va en la escuela, hable del tiempo y de los libros que ha leído. De vez en cuando se puede organizar un Día del Inglés, en el que toda la familia habla sólo en inglés, y quien rompe la regla, es «castigado».

Si su nivel de inglés no es suficiente para mantener una conversación libre, inscriba a su hijo en un club de conversación para que aprenda inglés.

El curso de inglés conversacional según franquicia Helen Doron le ofrece la oportunidad de sumergirse en un entorno que fomenta la fluidez. Las clases se imparten en grupos de hasta 10 personas. Por un lado, los niños aplican lo que ya saben y, por otro, reciben un impulso en sus conocimientos de inglés.

Mostrar los usos de la lengua inglesa

Los adultos suelen decir que deben aprender inglés, pero no especifican por qué. A los niños les resulta difícil imaginar las situaciones en las que una lengua extranjera puede ser útil.

Un resumen «para estudios o trabajos posteriores» no motiva. El beneficio debe ser aquí y ahora, y debe ser muy concreto. Piensa constantemente en situaciones en las que tu hijo pueda demostrar sus conocimientos, por ejemplo:

  • Pídeles que traduzcan las instrucciones de un nuevo televisor o tu canción favorita,
  • Haz que te pidan indicaciones para llegar a un hotel en un viaje al extranjero o que rellenen un documento en el aeropuerto, «accidentalmente» cambie el teléfono al inglés y pida a su hijo que vuelva a su configuración anterior.
  • Hacer que el inglés de tu hijo deje de ser una dolorosa pérdida de tiempo y se convierta en una actividad divertida y productiva es fácil si reconsideras tu actitud ante el proceso y te sumerges un poco en él.
Enséñele inglés a su hijo en casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba